miércoles, 9 de abril de 2008

TIERRADENTRO: El Paraiso de los Muertos, Tumbas de magica belleza y Encantos misteriosos

Desde:http://www.colarte.com/colarte/busquedas/busqueda.asp.Tierradentro paraíso de mágica belleza, territorio de lleno de encantos misteriosos, de lagunas cristalinas, de cascadas fantásticas, de paisajes inolvidables entre fabulosas montañas de cañones abismales.

El Parque Arqueológico de Tierradentro está localizado en el departamento del Cauca, municipios de Belalcázar e Inzá. Se puede llegar a él desde Popayán (100 km) o vía La Plata (60 km)

Los vestigios arqueológicos son abundantes en la región, incluyen tumbas subterráneas o hipogeos, de grandes dimensiones excavados en la roca.
Los hipogeos son tumbas subterráneas que sorprenden por su diseño arquitectónico. Alcanzan una profundidad hasta de 9 metros y están conformados por un pozo de descenso con ingeniosas escaleras que sirven de acceso a la cámara funeraria.
Los vestigios arqueológicos son abundantes en la región, incluyen tumbas subterráneas o hipogeos, de grandes dimensiones excavados en la roca. Los hipogeos son tumbas subterráneas que sorprenden por su diseño arquitectónico. Alcanzan una profundidad hasta de 9 metros y están conformados por un pozo de descenso con ingeniosas escaleras que sirven de acceso a la cámara funeraria.
En la mayoría de los casos presentan nichos laterales y pilastras, y los hipogeos más grandes cuentan además con 2 ó 3 columnas. Otra particularidad de los hipogeos es su rica decoración constituida por un trabajo pictórico en la superficie mural de la cámara, techo, nichos, pilastras y columnas.
Los motivos forman complejos diseños geométricos y figurativos con varios colores: rojo, negro, anaranjado, gris, morado y amarillo. El uso funerario de estos lugares estaba dado por el entierro de los huesos calcinados, en huecos ubicados en el piso de las cámaras, cavidades y numerosas urnas de cerámica.

Con techo plano abovedado, planta elíptica u oval y columnas sueltas y paramétricas, constituyeron un ejemplo de arquitectura funeraria única dentro del arte precolombino.
Decoradas con pintura roja, negra y blanca, con figuras y rostros geométricos, en su interior se encuentran las urnas funerarias para entierros secundarios dentro de los cuales colocaban los restos óseos. Estas, de forma semiglobular y borde evertido, con decoración incisa empastada, aparecen decoradas con lagartijas y serpientes.
Los hipogeos se componen de un pozo de descenso y la cámara funeraria, fueron tallados en toba volcánica, roca semidura, usado cinceles y azuelas de andesita y basalto. La cámara tiene generalmente nichos laterales y pilastras y en los hipogeos más grandes se observan dos o tres columnas. Igualmente se han encontrado tumbas de pozo poco profundas para entierros primarios con una pequeña cámara lateral donde colocaban objetos como metates, manos de moler, collares y vasijas de cerámica.

Según la obtención de fechas con Carbono catorce sabemos que los hipogeos fueron usados entre el 600 y el 900 d.C. En ellos se practicaban entierros secundarios de huesos exhumados en urnas. Sus paredes fueron decoradas con diseños geométricos antropomorfos y zoomorfos, en colores rojo y negro sobre blanco.

Platos, ollas, trípodes, vasijas y cuencos, suelen ser de color negro, café y rojo oscuro. y estatuas de piedra; se concentran principalmente en cinco áreas localizadas en los alrededores de la población de San Andrés de Pisimbalá.

Tierradentro es única por sus sitios monumentales ubicados en el Alto del Aguacate, Alto de San Andrés, Alto de Segovia, Alto del Duende y El Tablón.
Estos sitios conforman el Parque Arqueológico. La topografía del área es quebrada, conserva vegetación primaria en pequeña proporción en los páramos circundantes, y aún existen animales silvestres. En las laderas se observan los pequeños aterrazamientos en donde se ubicaban las viviendas de los antiguos pobladores.

Historia de Tierradentro. Desde la época colonial se conoce esta zona con el nombre de Tierradentro, posiblemente por ser escarpada, quebrada y de difícil acceso.
En épocas anteriores al año 1000 d.C. esta zona fue habitada por sociedades agrícolas de características culturales similares a las de San Agustín.

Estas semejanzas se observan en aspectos de la cerámica, estatutaria y orfebrería. Los hipogeos o tumbas colectivas monumentales con cámaras subterráneas que reproducen el interior de viviendas, por el contrario, son una característica exclusiva de esta región.
Se agrupan en las cimas de colinas o los filos de las montañas, previamente aplanadas para tal fin, cerca de los lugares de vivienda.
Cuando se inició la conquista española de la región de Tierradentro en el siglo XVI, ya la habitaban los paeces, quienes entonces guerreaban con sus vecinos del norte, los pijaos, y del sur, los yalcones y timanaes. Sin embargo, estos grupos se unieron para enfrentar a los españoles y tras casi un siglo de luchas, solo sobrevivieron los paeces; calificados por los cronistas como fieros guerreros, que usaban lanzas, dardos y macanas para pelear.
No se conoce con precisión su origen geográfico, y las comunidades paeces actuales aseguran no tener relación con los constructores de las tumbas y estatuas.
Hoy habitan las zonas templadas y frías, tienen viviendas dispersas, generalmente dentro de los terrenos donde cultivan maíz, yuca, arracacha, fríjol, papa y coca.
La población actual aproximada es de 150 mil personas, hablan español y paez y se agrupan en dieciocho resguardos. Cada uno posee un gobierno interno, el cabildo, elegido por la comunidad paez cada año.
Desde el primer contacto con los europeos, los paeces han desarrollado formas de resistencia cultural, incorporando elementos externos y manteniendo los propios.






Durante la primera mitad de este siglo se realizaron varias expediciones arqueológicas a la región, como la de 1936 del antropólogo Gregorio Hernández de Alba.

Desde entonces hasta el presente, se han realizado investigaciones
arqueológicas y antropológicas en Tierradentro, que incluyen trabajos de preservación de este valioso patrimonio arqueológico.


Declarado patrimonio de la humanidad por la UNESCO en 1995.








Bienvenido - Welcome

Google